¿Qué pasará cuando reviente la burbuja? Crisis económica en camino para el sector veterinario

¿Qué pasará cuando reviente la burbuja? Crisis económica en camino para el sector veterinario

https://www.seleccionesveterinarias.com/files/

Rubén Enrique Rocher Hurtado
Veterinario, es Maestro en Innovación Administrativa por la Universidad Autónoma de Campeche y Licenciado en Comunicación por la Universidad Anáhuac del Mayab. Director Operativo y socio fundador de Natuvet S.A. de C.V.
Contacto: ruben@natuvet.com.mx


Durante el mes de abril, mientras me encontraba en cuarentena, sintonicé la radio en mi computadora con la intención de estar al tanto de las novedades del COVID19. El locutor de turno de un programa financiero dijo: “Esta crisis financiera del COVID está afectando a todos por igual, Todos los negocios están perdiendo”. Acto seguido, mi hijo de 10 años que se encontraba junto a mi, interrumpió mi escucha con una interesante pregunta:  “Papá, ¿Cómo es posible que todos los negocios pierdan? ¿Dónde se va el dinero si todos están perdiendo?”. 
Me quedé estupefacto. 
En ese preciso instante estaba valorando la opción de cancelar la apertura de nuestro segundo hospital, por el riesgo económico que representaría abrir en plena pandemia. Pero el interrogante planteado por mi hijo, me hizo reflexionar y aceptar la aplastante razón implícita en sus preguntas, que ante mi falta de respuesta se tornaron totalmente retóricas.

Revisando el desempeño que hemos tenido durante la pandemia, he podido observar que a pesar de las complejidades operativas con las que nos hemos topado, nuestros números se han mantenido con cierto grado de estabilidad. De hecho, según los comentarios que he escuchado de otros miembros del sector veterinario, en general se puede afirmar que el sector veterinario no ha sido tan golpeado económicamente como otros sectores, e incluso algunos negocios veterinarios hasta han incrementado sus ingresos.
Sin embargo, es un hecho que la economía se encuentra mermada y la situación actual que vivimos quienes pertenecemos al sector veterinario, no es otra cosa de un presagio de que estamos a punto de presenciar una eminente recesión. Como bien apuntó mi hijo, en nuestro medio capitalista la perinola que giramos cada vez que alguien consume, nunca cae en “Todos pierden”. Casi podríamos afirmar que es un hecho que el dinero no se crea ni se destruye, solo cambia de bolsillo.

Algo que aprendí mientras trabajé en empresas de alto consumo, es que el cajón del dinero no es una fuente infinita de recursos. Si tienes la mala fortuna de llegar a la tienda cuándo  acaban de surtir refrescos, seguramente el tendero no tendrá dinero para comprar tu producto. Es una lección sencilla pero fuerte, que se aprende únicamente cuando estás en la calle, y seguramente todos los vendedores de las distribuidoras entenderán de lo que estoy hablando.

¿Pero qué tiene que ver esto?

Es sencillo, el cajón del dinero se llena con el dinero de la billetera de nuestros clientes, y en condiciones normales (fuera de la pandemia), nuestros clientes tienen más opciones para gastar su dinero. Es decir, tienen cientos de cajones disponibles para consumir centenares de cosas: Bares, colegios particulares, membresías de gimnasio, etc. En este momento, todos esos cajones están cerrados, y el número de cajones (la oferta) es limitada.

Adicionalmente, estamos siendo bombardeados constantemente con información relacionada a la salud, así que no es extraño que nuestros clientes, al estar encerrados en casa con su mascota, se pregunten: ¿Qué tal estará la salud de mi mascota? Y por ende la lleven al veterinario.n
Como nota cultural, se estima que al menos el 50% de las empresas relacionadas con el sector educativo tendrán un impacto negativo en su economía al regresar a la nueva normalidad, y se prevé que muchas matriculas migre de los colegios particulares a las instituciones públicas.
Pero volviendo a nuestro noble y hermoso sector veterinario, he podido observar que se han desencadenado dos fenómenos interesantes: (1) Nuevos clientes que desconocen por completo los cuidados de su mascota y (2) Clientes que tienen únicamente el costo de la consulta, y asisten al servicio veterinario, solo para tener la tranquilidad de que su animalito no esté enfermo.
Otro giro de la perinola que nos ha favorecido, es que en algunos supermercados se ha restringido la venta de alimento para mascotas, y que también es mucho más seguro, práctico y cómodo para nuestros clientes pedir las croquetas a domicilio, e incluso acercarse a la veterinaria más cercana.


¿Y que pasó con la burbuja?

Hasta este punto todo es miel sobre hojuelas, pero lamento tener que ser el cuervo de las malas noticias.
Diversos expertos, entre ellos el Especialista en coaching laboral Roberto Debayle y la autora Suze Orman, top seller del New York Times, convergen con la visión de mi hijo, y vaticinan que habrá una recesión económica, incluso peor que la gran recesión que vivimos en el año 2008, tras la quiebra de Lehman Brothers. Es altamente probable que cuando esto ocurra, muchas más personas se queden sin empleo y con recursos escasos.

Al menos en México, no se vislumbra ni remotamente una estrategia por parte del gobierno para prever esta catástrofe económica, y a pesar de que en otros países ya se están brindando apoyos a los ciudadanos, en la mayoría de los casos, estos esfuerzos no serán más que un simple paliativo. Es posible que estas acciones no sean suficientes para que el continente
americano logre saltear este barranco.
Mientras todo esto pasa y la pandemia del coronavirus continúa manteniendo cerrados algunos comercios, la burbuja económica para el sector veterinario se sigue inflando. Pero, en el momento que se activen los negocios sobrevivientes de los demás sectores, nos enfrentaremos
a una nueva realidad de clientes con carteras pequeñas y con una amplia gama de cajones. Será una lucha desesperada por ganar, aunque sea, una pequeña porción de esas mini carteras.


Pero no todo es malo

Toda crisis genera aprendizaje, y no podemos negar que esta pandemia nos ha permitido crecer en conocimientos. Migrar al mundo digital nos abrió la puerta a una sobreoferta de capacitación virtual de calidad (algunas) y gratis (también algunas).
Tal vez no hemos podido detenernos a reflexionar, pero los tiempos de reacción se han vuelto más lentos. La pandemia, nos ha brindado la oportunidad de privilegiar lo importante en vez de lo urgente, y gracias al distanciamiento social, hemos aprendido de manera forzada a realizar una gestión del tiempo, que si se aplica correctamente impactará de manera positiva en nuestros negocios.

Estamos a tiempo de decidir que va a pasar con nuestro negocio cuando explote esta burbuja económica.


Mis recomendaciones son diferentes

Existe una frase que me gusta mucho: “¿Por qué te esfuerzas tanto por encajar cuando has nacido para sobresalir?”. ¡Todo este tiempo he vivido engañado!
Siempre había pensando que era una frase de Dr. Seuss, y ahora me enteré que resulta, que el verdadero autor quiso hacer una referencia al libro “Happy Birthday to You!”. A pesar de que admito que me decepcioné cuando supe que no es propia del Dr. Seuss, aún así me encanta.
Es un perfecto resume del cuento infantil y está completamente desbordada de razón. Nos la pasamos siempre intentando ser los mejores, cuando en la realidad, los seres humanos basamos nuestros deseos de compra principalmente en lo nuevo e innovador.
El reto, nunca se trató de ser mejores, se trató de ser únicos.

Que el teletrabajo sobreviva

Ahora que aprendimos a tener reuniones virtuales, es algo que debemos seguir fomentando. Es increíble la cantidad de tiempo que ahorramos al no tener que trasladarnos para una junta rápida.

Runaway fund

Algo que he aprendido de la trilogía de películas del padrino (The Godfather), es que ante una situación de crisis siempre debe existir un fondo de huida: La famosa maleta donde guardan dinero en efectivo y documentos personales. Pues bien, los expertos sugieren que ante una eminente crisis como la que se aproxima, debemos de contar en nuestros negocios con el capital suficiente para subsistir hasta ocho meses cerrados. (así de fuerte viene el golpe).

Es tiempo de sanar los inventarios

No es extraño que te topes con mil promociones en este momento por parte de los laboratorios.
Aprovecha las que puedas, pero dedícate a comprar únicamente lo que necesitas o lo que tienes proyectado poder vender. Es importante, en estos momentos, tener un inventario bien surtido, pero esto no significa que tengas que ahogarte en deudas. Aprovecha los créditos para la introducción de nuevos productos, pero ve separando el dinero necesario para ir pagando, y de esta forma podrás ir fortaleciendo la variedad de productos de tu stock.

Haz equipo

Hay que cerrar filas y hacer equipo con quien quiera trabajar contigo. No todos tenemos la solución ideal para cada tipo de cliente. Hoy más que nunca es importante que nos convirtamos
en una competencia colaborativa.
Es momento de derivar pacientes con aquellos colegas que puedan atenderlos, el cliente estará
agradecido y el colega también. De igual forma, ahora más que nunca es importante valorar que marcas son las que están interesadas en trabajar contigo, y lo mismo ocurre con los distribuidores. Se trata de buscar relaciones de ganar-ganar.

Bonus (para los médicos que estén buscando empleo)

Si fuiste uno de los tantos afectados por la pandemia, y te quedaste sin empleo, es tiempo de mirar al frente.
No es un buen momento para intentar cambiar de giro, y debes de tener en cuenta que los negocios veterinarios, a partir de ahora, estarán buscando contratar talentos que sean una solución y no un problema para la organización. En tu entrevista de trabajo debes de poder expresar claramente tres cosas:

  • Cuál es tu MEJOR TALENTO
  • Cual es tu plan de vida a mediano plazo
  • Cuánto es tu expectativa salarial.

Las empresas estarán buscando talentos que tengan estos tres aspectos bien claros.


Bibliografía

  • Coppola, F. (productor y director), y Puzo, M. (Escritor). (1974). El Padrino II [cinta cinematográfica]. Estados Unidos: Paramount Pictures.
  • Coppola, F. (productor y director), y Puzo, M. (Escritor). (1990). El Padrino III [cinta cinematográfica]. Estados Unidos: Paramount Pictures.
  • Debayle, M. (Presentador). (21 de noviembre, 2016). Martha Debayle en W, segmento Lo que recomiendan los reclutadores en la época de la Pandemia. [Transmisión de Radio]. en Mérida, Yucatán, México: Retro 103.1 FM - Cadena RASA
  • Dr. Seuss (1959) Happy Birthday to You!, Editorial de encuadernación desconocida.
  • Frederickson, G. (productor), Coppola, F. (director) y Puzo, M. (Escritor). (1972). El Padrino [cinta cinematográfica]. Estados Unidos: Paramount Pictures.
  • Nap, R., & Moreau, P. (2007). Fundamentos de la práctica veterinaria: Una introducción a la ciencia de la gestión. Henston, Reino Unido: Inter-Médica SA.
  • Nel, P. (2014) Oh, the Quotations You’ll Forge!, Nine Kinds of Pie. Recuperado de: https://philnel.com/2014/03/02/seussquotes/
  • Osterwalder, A., Pigneur, Y., & Tucci, C. (2005). Clarifying business models: origins, present, and future of the concept. Communications of the association for Information Systems. Vol. 15, 1-25.
  • Porter, M. (2008). The Five Competitive Forces that Shape Strategy. Harvard Business Review, 78-93.
  • Quijano, R., Rocher, R., & Argüelles, L. (2015). Aplicación de un modelo de administración
    estratégica en una mipyme de servicios. Caso Happy Puppy S.A. de C.V. En R. Quijano, F. Argüelles, & F. Alcocer, Mipymes estratégicas. Aplicación real de la teoría (págs. 31-47). Campeche: Universidad Autónoma de Campeche.
  • Rocher, R. (2020) Cambios de paradigmas after #Covid19, Selecciones Veterinarias, Ed. Intermedica. Argentina. Recuperado de https://www.seleccionesveterinarias.com/nota/1123-cambios-de-paradigmas-after-#covid19
  • Rocher, R. (2015). Aplicación deun modelo de Administración Estratégica: Caso Wau Centro Veterinario. Campeche, Camp.: Universidad Autónoma de Campeche.
  • Villatoro, A. (2020). Se avecina una tormenta financiera, según expertos. Squire. Edición
    digital recuperada de https://www.esquirelat.com/politica/tormenta-financiera-2020-recesion-2008/
  • Zimmerman, A. (2000). Gestión del Cambio Organizacional: Caminos y Herramientas. Quito-Ecuador: Abya-Yala.