Influencia de la condición corporal de las reproductoras sobre el peso de las crías al nacimiento

Influencia de la condición corporal de las reproductoras sobre el peso de las crías al nacimiento

https://www.seleccionesveterinarias.com/files/

Roislen Castaño, Concepción*; Chiroque Montalban, July E.**
* Dirección de Alimentación, Universidad Agraria de la Habana (UNAH) roislen@unah.edu.cu
** Facultad de Agronomía, Universidad Agraria de la Habana (UNAH)


Introducción

La producción de carne de cerdo es una de las actividades básicas de las explotaciones ganaderas en todo el mundo desarrollado. Su importancia está dada por el hecho que el consumo cárnico total, descansa en la carne porcina, fresca o industrializada. Se plantea teóricamente que dicha raza tiene sus orígenes en la descendencia de especies salvajes, principalmente del jabalí, pero lo que no es preciso asegurar es donde tuvo efecto la domesticación de ésta. Se cree que el cerdo fue domesticado con posterioridad a la vaca y a la oveja, y antes que el caballo (Hollis, 2002).
El cerdo constituye entre los animales agrícolas, la especie zootécnica ideal para la producción cárnica, debido a la gran variedad de productos que ofrece y de su buena aptitud para la ceba, proporcionándonos un excelente rendimiento de la canal y la posibilidad potencial de presentar una alta proliferidad, basada en gran medida, en una alimentación adecuada (Daza,1992).
Esta especie como ninguna otra plantea Fernández (2000) tiene características que la diferencian y la hacen preferencial para muchos productores, sobresaliendo entre estas la heterogeneidad de su dieta, su buena conversión, adaptabilidad; así como un gran rendimiento de su canal, la cual está constituida por niveles representativos de proteínas y lípidos.
La carne porcina está entre las de mayor producción mundial, ocupa más del 40% del total de carnes. Esto está dado por las ventajas indiscutibles de esta especie. La cual reviste una gran importancia dentro de la producción animal. El beneficio social de la explotación del cerdo es enorme, por lo económico de su producción y las grandes posibilidades que rinde a la  alimentación Influencia de la condición corporal de las reproductoras sobre el peso de las crías al nacimiento humana y a la economía dentro de un país (Boada et al., 1984).
Globalmente la carne de cerdo es más popular que la carne de pollo en 4 kg por persona por año y más popular que la carne de res en casi 5 kg por persona por año (Clayton, 2001).
No es un mito que la eficiencia en la producción de carne magra es el principal objetivo de la mejora genética porcina de nuestros tiempos (Huerta, 2004).
Entre los caracteres que determinan la eficiencia de esa producción se encuentran: la velocidad de crecimiento, el porcentaje magro de la canal y la eficacia en la conversión del alimento. Hasta hace poco formaban parte del objetivo de selección en la mayoría de las poblaciones europeas (Gandini y Villa 2003).
En Cuba la actividad porcina ha estado desarrollándose intensamente desde el mismo triunfo revolucionario. Actualmente el país, con la meta de incrementar la producción de carne para la alimentación del pueblo, dedica cuantiosos recursos para dicha rama. La cual está basada en el sector no especializado (privado) el cual ha venido presentando un determinado crecimiento y el sector especializado estatal (Diéguez y Arias, 1997).
Gradin (2003) plantea que los parámetros de la producción porcina son de gran importancia, para tener una referencia que permita conocer el nivel de eficiencia en la producción de las granjas. Es además, la base fundamental para conocer el avance de la aplicación de la ciencia y la tecnología en los aspectos de la genética, nutrición, control de las enfermedades y uso de nuevos diseños de instalaciones y equipos de alimentación.
Por tal motivo el siguiente trabajo lleva como objetivo: Determinar como la condición corporal de las reproductoras influye sobre el peso de las crías al nacimiento.


Materiales y métodos

La investigación fue llevada a cabo en la unidad Porcina Integral Soroa, perteneciente a la Empresa Porcina Artemisa. La misma se encuentra ubicada en la carretera Carambola,  municipio Candelaria, actual provincia Artemisa; durante los meses de abril a mayo del presente año. La unidad explota el sistema tecnológico Flat-Deck. Para la realización de este trabajo se tomaron un total de 30 reproductoras de la raza Yorkshire apareadas con sementales de la raza L-35 y preferiblemente que se encontrarán entre las paridades 3 y 4, logrando que las condiciones de manejo y alimentación fueran las mismas para todos los casos. Las reproductoras fueron examinadas al entrar en la nave de maternidad, logrando obtener el peso vivo de las mismas mediante la medición del perímetro torácico y evaluando su condición corporal con valores entre 1 y 5 según el sistema de puntuación establecido por Faccenda (2005).
Se formaron tres grupos de acuerdo a la condición corporal (2,3,4) de las reproductoras y se les realizó un pesaje a los animales de cada camada, tomando el peso inicial (Pl), final (PF) y ganancia media diaria (GMD); marcando los mismos según los grupos correspondientes que a continuación se plantean:

  1. (<0.8 kg)  
  2. (>0.9 kg y <1.2kg)
  3. (>1.2 kg)

Durante el tiempo de lactancia (28-33 días) se cuantificaron las muertes según los grupos antes
mencionados y las causas que las motivaron. Los valores obtenidos fueron procesados mediante el empleo del programa estadístico Compaprop 1, realizándose un análisis de proporción entre los grupos y causas de muerte existentes en la unidad. Además de un análisis de varianza simple (ANOVA) incluido en el programa estadístico Statgraphics plus 5.1 para (PI, PF y GMD). Para conocer las diferencias que podrían existir entre las causas de mortalidad existente, se aplicará en el programa estadístico Duncan (1955).
Adicionalmente se efectuó una regresión simple por el modelo lineal y = a+ b * x donde la condición corporal de las reproductoras será utilizada como variable independiente y el peso inicial de las crías como variable dependiente. Desde el punto de vista económico se evaluó las pérdidas de acuerdo a la condición corporal de las reproductoras y crías muertas durante el período de estudio.


Resultados y Discusión

En la tabla 1 se muestran los resultados del análisis de varianza simple realizado para determinar las diferencias entre las medias de los pesos al parto de las reproductoras, en cada uno de los grupos (condición corporal) evaluados.

Los resultados de la tabla anterior nos muestran que existen diferencias estadísticamente significativas entre las medias de los pesos al parto de las reproductoras, según los grupos evaluados, con un nivel de confianza de 99.9%. Sobresaliendo en este caso las reproductoras de condición corporal 4; las cuales obtuvieron mejores pesos al parto. Mientras que las cerdas de condición corporal (2) estuvieron muy por debajo de lo esperado. Lo cual no coincide con autores como Wagner (2008) quien sugiere que las cerdas deben entrar al área de maternidad con una condición corporal de grados 3 y 3.5; viéndose comprometida la productividad en aquellas que lo hacen con condición corporal 2 o por debajo de éstas.
Por su parte Agudelo (2002) plantea que la condición ideal de las reproductoras durante la primera mitad de la lactancia debe ser entre 3 y 4 dándose este valor como ideal, lo que garantiza en ellas (cerdas) condiciones corporales entre 2.5 y 3 en la segunda mitad de este período debido al balance energético negativo que se produce.
Whitney (2009) sin embargo manifiesta, que la cantidad de alimentos que se le proporcione a cada cerda es un elemento determinante en su gestación y futuro rendimiento reproductivo.
Podemos concluir que existen diferencias estadísticamente significativas en el peso al nacimiento de las crías según la condición corporal de las reproductoras, con un nivel de confianza de un 99.9%. Resultando ser las reproductoras de condición corporal 4 las que mejores pesos al nacimiento obtuvieron, coincidiendo con Palomo (2004) y Milkil (2006) quienes reflejan que la alimentación en cerdas es esencial para mantener una buena condición corporal, como elemento determinante en el tamaño y peso de sus crías al nacer.

Refiriéndose al tema Garella (2001) planteó que mientras menor sea el consumo de alimento mayor será la pérdida de peso corporal en las reproductoras y por tanto menor peso al nacimiento de las crías.
Sin embargo Goñi et al. (2006) plantean que una nutrición adecuada durante la época de gestación garantiza los resultados reproductivos futuros como son: tamaño de camada y peso al nacimiento de las crías.
Rodríguez (2009) afirma que las reproductoras que presentan una baja condición corporal por lo general paren crías pequeñas y con bajo peso.
Después de analizar los datos procesados se pudo determinar que existen diferencias estadísticamente significativas entre las medias de los pesos al destete, según la condición corporal de las reproductoras estudiadas, para un nivel de confianza de un 99.9%. Siendo en este caso las reproductoras con mejores pesos al destete aquellas que presentaron condiciones corporales adecuadas 4; no comportándose así en reproductoras con bajo peso o condición corporal (2). Tales resultados coinciden con Monterrey (2005) quien señala que el peso al destete va a depender muy en serio del plano nutricional que se les esté suministrando a las cerdas lactantes; ya que si esto no se cumple trae consigo crecimientos lentos y menores pesos al destete.

Wbrehme (2004) hacen referencia a la importancia que presenta la condición corporal de las reproductoras en el peso y estado de salud de sus crías en el momento del destete. Además refieren que aquellas cerdas que culminen la lactancia con una calificación no inferior a 3 destetarán crías con un peso al destete mayor, que cerdas que se encuentren con condiciones corporales (2).
Foxcroft y Aherne (2001) plantearon que la excesiva pérdida de peso y condición corporal durante la lactancia tiene efectos inmediatos y a largo plazo sobre el rendimiento de la cerda y sobre todo en el destete de los lechones.
Pettigreu et al. (2005) expusieron que durante la gestación si las cerdas no consumen todos los nutrientes que necesitan, pueden aparecen problemas reproductivos graves como disminución del peso al destete y deterioro del desarrollo reproductivo.

En la tabla 4 se puede comprobar que existen diferencias estadísticas significativas entre las ganancias medias diarias (GMD) de los cerditos, de acuerdo a la condición corporal de las reproductoras para un nivel de confianza de un 99.9%. Adquiriendo en este caso los mejores resultados las reproductoras de condición corporal 4; lo cual evidencia una vez más, que dentro de una producción porcina, las cerdas con condiciones corporales adecuadas logran alcanzar los indicadores más eficientes de la producción. Autores como Yescas (2001) plantean que la GMD es uno de los indicadores productivos más importantes que existen; además de aumentar o disminuir en dependencia de las condiciones corporales de las reproductoras que se estén utilizando en una crianza porcina.
Existen diferencias altamente significativas entre los grupos estudiados para un nivel de confianza de un 99.9%. Ocurriendo el mayor número de muerte en el grupo 1, es decir en aquellos animales donde el peso vivo al nacer fue menor de 0.8 kg, lo cual coincide con varios autores entre ellos Van der Lende y Jager (1991) quienes exponen que independientemente de las características de la camada, los lechones con pesos muy bajos al nacimiento (<0.8 kg) deben ser considerados casos especiales, más del 60% de éstos lechones morirán antes del destete.

Por otro lado Herpin et al. (1997) asegura que una proporción de lechones con bajo peso al nacimiento, presentan un estado de acidosis respiratoria severa después del parto, por lo tanto no es sorprendente que la tasa de supervivencia de estos lechones sea tan baja.
Cadillo (1996) señala que la viabilidad de las crías recién nacidas, así como su crecimiento y desarrollo posterior dependen en gran medida del peso al nacer que debe ser de 1.2-1.5 Kg, el cual tiene una influencia sobre la mortalidad.
La principal causa de muerte durante el experimento resultó ser el sacrificio sanitario con diferencias estadísticamente significativas con respecto a las demás causas existentes con un nivel de confianza de un 99.9%: Lo cual no concuerda con autores como Quiles (2006) quien plantea que el aplastamiento es la principal causa de mortalidad en la primer semana de vida, y que disminuye con la edad.

Sin embargo, los resultados obtenidos durante el experimento coinciden con Felipe (2014) quien considera que el sacrificio sanitario (por bajo peso) es la principal causa de muerte en el área de maternidad en estos años.
Tales resultados discrepan con Rueff (1995) quien expresa que la principal causa de muerte en crías es la colibacilosis, y que suele aparecer por no prevenir los factores estresantes e higiénicos.
Otros autores entre ellos Verdecia (1995) plantean que la segunda causa de mortalidad en crías lactantes es la desnutrición, obteniéndose un 16.3 % de muertes por esta causa.

Después de analizar la tabla 7, considero que existe una relación estadísticamente significativa entre la condición corporal de las reproductoras y el peso inicial de las crías, para un nivel de confianza de un 99.9%. El estadístico R² indica que el modelo explica de forma aceptada un 23.74% de la variabilidad del peso inicial. El coeficiente de correlación es igual a 0.48 indicando una relación relativamente débil entre las variables. Los resultados obtenidos coinciden con lo planteado por Palomo (2004) quien señala que la cantidad de alimento que se le oferte a la cerda durante la gestación influirá de forma sólida en el peso del lechón y camada al nacimiento, por lo que aumentar el consumo en el último tercio de la gestación nos aportará beneficios


Conclusiones

  • Las cerdas con condición corporal (4) presentaron mejores pesos al nacimiento y destetes en sus crías.
  • Existe una relación relativamente débil entre la condición corporal de las reproductoras y el peso de las crías al nacer.
  • La principal causa de muerte en el área de maternidad durante el período de enero-abril  resultó ser la poliartritis.


Bibliografía

  • Agudelo, J. H. (2002). Razas y evaluación fenotípica. Condición corporal en cerdas. p. 202.
  • Boada, S., Mirian, C., Vargas, A. y García, R. (1984). Nutrición y alimentación porcina. Nutrición animal segunda parte. ENPES,MES, ISCAH. pp. 367-370.
  • Cadillo, J. (1996). Manejo de lechones lactantes. Mundo avícola y porcino. 4 (17). p. 61.
  • Clayton, G. (2001). Donde alimentar los cerdos. Alimentos balanceados para animales. Publicaciones Watt. p. 23.
  • Daza, A. (1992). Manejo de la reproducción en el ganado porcino. AEDOS. Editorial. Barcelona. pp.10-15.
  • Dieguéz, F y Arias, T. (1997). Comportamiento experimental del cerdo crillo en Cuba. Revista computarizada de producción porcina (4)2. pp.12-13.
  • Duncan, D.B. 1955. Múltiple range and múltiple f. Tests. Biometrics 11.1.
  • Faccenda, M. (2005). Condición corporal de la cerda. Sala de parto. La página del cerdo.
  • Felipe, Y. (2014). Informe Científico Técnico para examen estatal de salud y producción porcina. Instituto de Ciencia Animal, La Habana. Pág.11-18. 
  • Fernández, R. (2000). Necesidades nutricionales del lechón. Porcino Aula Veterinaria. 55 (3). pp. 39-50.
  • Foxcroft, G. y Aherne, F. (2000). Manejo da leitoa e da porca primípara: Parte V. Manejo nutricional na gestacao e lactacao. VII Simposio Internacional de Reproducao e Inseminacao
  • Gandini, G. and Villa, E. (2003). Analysis of the cultural value of local livestock breeds: a methodology. Journal Animal. Breed. Genet. 120 (2) pp. 1-11.
  • Garella, E. (2001). Lactation and aminoacid requirements. Rev. de Suinocultura, Italy. 42 (11) pp. 31-36.
  • Goñi, D., Batoli, F., Cáceres, G. y Glanfelicci, M. (2006). Nutrición de la cerda durante la gestación. V Congreso de producción Porcina del Mercosur Alimental S.A. [en línea]. Argentina. Disponible en: http://www.producciónanimal.com.ar [Consulta: 25 abril 2014].
  • Herpin, P., Hulin, J., Filiault, M., Gauthier, J. and Le Dividich, J. (1997). L"hypoxie de parturition: Fréquence et incidence sur la viabilité du porc nouveau-né. Journ Rech Porcine France 29 (2) pp. 59-66.
  • Hollis, G. (2002). Bienestar porcino y microclima [en línea] universidad de Illinois, laboratorios, provets. Disponible:http://vet.com/artículo/artic/porcin/004/porc004/html. [Consulta: 28 abril 2014].
  • Huerta, R. (2004). Determinación de los parámetros de la producción porcina tecnificada en México. Camagüey. Tesis (en opción al título de Doctor en Ciencias Veterinarias). Universidad de Camagüey. p. 130.
  • Milkil, F. P. (2006). Determinar la alimentación para mantener la condición corporal de las cerdas. [en línea]. Disponible en: http://www.3tres3.com/home/index.php.. [Consulta: 28 abril 2014].
  • Monterrey, L. (2005). Trabajo científico - técnico para el examen estatal de salud y producción porcino. pp. 46-54.
  • Palomo, A. (2004). Peso del lechón al nacimiento. Avances en tecnología porcina. 1 (2).
    pp. 70-77.
  • Pettigreu, J. E., Soltwedel, K. T. y Esnaola, M. A. (2005). Nutrición de la Cerda. Lactante. Avances en Tecnología porcina. 11 (2) pp. 4-8.
  • Quiles, A. (2006). Mortalidad en lechones lactantes durante la primera semana. Ediporc. 9 (101). Pág.14-21.
  • Rodríguez, M. (2009). Trabajo científico - técnico para el examen estatal de salud y producción porcino. pp. 72-79.
  • Rueff, L. (1995). Riesgos de Bioseguridad. Industria Porcina. Porci aula veterinaria. España.4 (5). Pág.6-8.
  • Soto, R. (2014). Informe Científico Técnico para examen estatal de salud y producción porcina. Instituto de Ciencia Animal, La Habana. Pág.7-13.
  • Van der Lende, T. and De Jager, D. (1991). Death risk and preweaning growth rate of piglets in relation to the within-litter weight distribution at birth. Livest. Prod. Sci. 28 (2) pp. 73-84.
  • Verdecia, V. L. (1995). Mortalidad en crías. Trabajo científico técnico sobre la salud y explotación del cerdo. ISCAH. pp. 6-10.
  • Wagner, C. E. ( 2008). Manual Alimenticio- manual de Producción de granja porcina. [En línea]. enero 2008. Disponible en: http://cerdospro.com/?software=Spartacus. [Consulta: 28/04/2014].
  • Wbrehme, H. (2004). Maximizando la capacidad de destete: la alimentación de las madres y primerizas (Parte I). El Portal Veterinario de Chile Todos los Derechos Reservados - Veternet.
  • Whitney, M. ( 2009). Sugerencias para el manejo de la alimentación durante la gestación. [En línea]. 12/02/2009-disponible: http://www.porkmag.com/help_desk.asp?pgID=644 Consulta 18/04/2014.
  • Yescas, J. (2001). El manejo del lechón ante los retos del consumidor actual. Cerdos-Swine. 47 (6) pp. 32.