Persistencia dental decidua. No demorar su tratamiento

Persistencia dental decidua. No demorar su tratamiento

https://www.seleccionesveterinarias.com/files/

Juan José Krauss
Médico Veterinario Egresado U.B.A. Profesional independiente especializado en Odontología Veterinaria. Director del Consultorio Odontológico Veterinario de Buenos Aires. Organizador de la campaña odontológica veterinaria Argentina. Conferencista nacional e internacional, autor de artículos científicos y de divulgación. Docente en Diplomados Nacionales e Internacionales, Talleres, Seminarios y Cursos de la especialidad odontológica. Docente UCASAL.


El proceso de recambio de piezas deciduas a piezas definitivas comienza aproximadamente el tercer mes de vida y finaliza entre el sexto y el septimo mes de vida del paciente canino o felino. 
Podemos definir a la Persistencia de deciduos como a la falta de exfoliación dental de algunas piezas dentales de la primera dentición dentro del período de tiempo fisiológico del recambio dental. Los dientes que se afectan con mayor frecuencia son los caninos, seguidos de los incisivos y por último, los premolares,

Con mucha frecuencia podemos observar en el consultorio la presencia de piezas dentales deciduas persistentes. La gran mayoría de estos casos los vemos en razas pequeñas, pero también suele ocurrir en razas de mayor porte. El verdadero inconveniente es que no pueden coexistir dos piezas de igual jerarquía y diferente dentición por un tiempo indefinido. Esto lleva inevitablemente a desviaciones eruptivas de los dientes permanentes y muchas veces a problemas oclusales definitivos.  Asimismo la persistencia de dientes de leche favorece la aparición de la enfermedad periodontal en forma prematura.

Actualmente no podemos definir el verdadero motivo que produce dicha persistencia. Como factores locales objetivos podemos citar los siguientes:

  • Falta de reabsorción de las raíces: En algunos casos, la reabsorción de la raíz del diente temporal es incompleta, o simplemente no se reabsorbe dando origen a que la pieza permanente no erupcionada o erupcionada en mala posición.
  • Migración de los gérmenes permanentes: La migración de un diente no erupcionado puede en ocasiones tomar una ubicación que esté a cierta distancia de su lugar de origen.
  • Agenesias: Cualquier pieza dental puede dejar de desarrollarse, pero el orden de frecuencia en que faltan los dientes puede variar según razas y líneas de crianza

Una vez diagnosticado el problema, la solución es quirúrgica. Pasados los 6 meses no se recomienda la espera para realizar la exodoncia de dichos deciduos. Toda demora en el tratamiento agrava paulatinamente los efectos posibles de dicha persistencia.

La exodoncia de deciduos requiere de una correcta técnica, ya que se pueden fracturar con mucha facilidad y se pueden afectar las piezas definitivas en su normal desarrollo. Se debe hacer un diagnóstico diferencial con los dientes supernumerarios, dentadura decidua persistente sin el correspondiente diente permanente y coronas malformadas.

Todos los dientes de leche deben ser exodonciados tan pronto como sea posible. La radiografía dental previa a la extracción es esencial. Hay que recordar que la corona de un canino es un tercio de la totalidad del diente completo.

Estos procedimientos pueden ser difíciles, ya que en ocasiones existe reabsorción y anquilosis de la raíz del diente de leche. Además, debemos evitar dañar el desarrollo del diente permanente. Es bastante común la fractura de la raíz, si esto ocurre, debemos proceder a su extracción, aunque para ello sea necesario realizar un abordaje quirúrgico.

Resumiendo, no debemos prolongar la persistencia de dientes deciduos. Debemos ser prolijos al extraerlos para no dejar raíces retenidas que sigan manteniendo el problema oclusal. Explicar al propietario que dichas piezas no se van a caer solas y que su persistencia le trae al paciente un problema bucal que podría ser permanente si no se trata.
Finalmente debemos realizar un control postquirúrgico para determinar si han quedado alteraciones oclusales permanentes y prepararnos para nuestro próximo desafío: La ortodoncia