Abdomen agudo secundario a hematoma esplénico en paciente geronte. Reporte de caso

Abdomen agudo secundario a hematoma esplénico en paciente geronte. Reporte de caso

https://www.seleccionesveterinarias.com/files/

Gloria Rosela Cortez Aguirre
MVZ. M en C. PhD. Cert.
Wau Hospital Veterinario, Av. Luis Donaldo Colosio # 142 – A, Col. San José, Campeche, Campeche, México.
Correspondencia: dra.gloria@wauhospitalveterinario.com


Introducción

Se puede definir como abdomen agudo a un conjunto de trastornos cuyo resultado es el dolor intenso y súbito de la cavidad abdominal. Está considerado como una de las principales razones de atención en la clínica diaria.1,4 Las causas comunes de presentación incluyen distensión e inflamación de uno o más órganos abdominales, neoplasias cavitarias, enfermedades sistémicas, disminución del riesgo sanguíneo, obstrucción del tracto gastrointestinal, enfermedades metabólicas, pancreatitis, obstrucciones biliares, enfermedades urogenitales, torsión de algún órgano, así como cualquier situación que pueda dar lugar a peritonitis.2
La esplenomegalia y masas esplénicas están asociadas a neoplasias, alrededor del 43-75 % de los hallazgos clínicos, el resto es parte de la clasificación conocida como no neoplásicas que incluyen a los hematomas, hiperplasia nodular, trombosis, infarto de bazo, congestión, hematopoyesis extramedular y torsión.3 El hematoma esplénico, es un padecimiento de complejo diagnóstico y de causas multifactoriales. La hiperplasia linfoide que genere compresión, traumatismos, la fragmentación o involución de una neoplasia vascular, una retracción incompleta posterior a un infarto esplénico, son algunas lesiones que pueden generar un hematoma.4
Este tipo de masa esplénica, es básicamente sangre acumulada
adentro del tejido esplénico. Algunos dejan de crecer y luego se reabsorben, pero otras pueden crecer de forma exponencial y eventualmente se rompen. La ruptura de un hematoma, significa atención urgente, ya que el paciente cursa por una pérdida significativa de sangre en el abdomen (hemoperitoneo).5 La resolución del caso está dada por la estabilización del paciente, posterior resección quirúrgica del órgano (esplenectomía). La atención médica oportuna aumenta las probabilidades de éxito en el manejo del caso clínico, en la vida real, la mayoría de los casos que llegan con dolor abdominal, han desarrollado el cuadro durante días, de ahí la importancia de recolectar una buena historia clínica.6,7


Caso clínico

El caso es remitido por un colega, quien previamente instauró tratamiento para rikettsiosis durante 15 días. La paciente, es una perra geronte de 10 años de edad, raza Pit Bull, esterilizada, presentaba una hernia en la zona de incisión a través de la cual se podía palpar epiplón y órgano fijo, condición corporal (CC 5/5). Fue remitida por presentar un episodio de convulsión, inapetencia y apatía sin resolución en las últimas 48 horas. Presenta como evidencia de estudios previos, reporte de citometría hemática y frotis. Importante mencionar que el responsable de la paciente es aprehensivo.
A la valoración, se encuentra: distensión abdominal, percusión mate e intenso dolor a la palpación. Disnea/taquipnea, sialorrea, mucosas ligeramente pálidas, pulso fuerte y lleno, sin hipertermia. Los valores en las frecuencias cardíaca, respiratoria y de llenado capilar en 2 seg, son variables por la presencia de la responsable.

Estudios solicitados: Citometría hemática, examen general de orina, bioquímica sanguínea (24 elementos), tiempos de coagulación, perfil tiroideo, ecografía de abdomen y placas radiográficas de tórax.


Resultados

La citometría hemática presentó leucocitosis (18.7 miles/mm3) por neutrofilia (85 %) y trombocitopenia (166 miles/mm3), hematocrito disminuido (31 %) y frotis sin alteraciones morfológicas. En la bioquímica sanguínea, hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia (315 mg/dl) y (936 mg/dl) respectivamente, como cambio único. En su parte renal, los valores de urea (51 mg/dl) y creatinina (5.5 mg/dl) se encuentran moderadamente elevados, mientras que el general de orina presentó proteinuria (3 g/L) y ph ácido (5). Por su condición corporal (CC 5/5), se sugirió un perfil tiroideo, que aún cuando el colesterol estuvo elevado, TSH (0.1 mUI/L) y T4 total (0.38 mg/dl) presentaron un descenso, no resultaron diagnósticos para la confirmación de hipotiroidismo. Se valoraron TTPA (120 s) y FIB (6.13 g/L), encontrándose aumentados los tiempos. Se realizaron placas radiográficas de tórax, descartando la presencia de metástasis pulmonar. Hallazgos de la ecografía: Bazo de conformación y volumen aumentados en el cual se aprecia lesión subcapsular de ecogenecidad mixta, sin presencia de líquido libre en cavidad abdominal.


Tratamiento

Se realizó esplenectomía, durante el procedimiento, se encontró que parte del hematoma esplénico se encontraba adherido a la pared muscular y subcutáneo. El manejo prequirúrgico estuvo basado en la preparación de la paciente (higienización) y colocación de vía permeable. La premedicación administrada fue clindamicina (11/mg/kg/sc), meloxicam (0.2mg/kg/pv/im), tramadol (4mg/kg/pv/im) y dexmedetomidina (375 mcg/kg/im). Mantenimiento con tiletamina/zolacepam (10mg/kg/iv). Dieta, alimento de prescripción médica para corrección de valores renales basado en 1580 kcal/día. La paciente estuvo hospitalizada 48 horas, evolucionando favorablemente.


Discusión

Un alto porcentaje de pacientes con masa esplénica, se presentan a consulta por abdomen agudo secundario a rotura del órgano y hemorragia. La aproximación diagnóstica de un paciente con masa esplénica debe incluir estudios de hematología, bioquímica sanguínea, pruebas de coagulación, imagenología y abdominocentesis (ante la sospecha de derrame abdominal).6
Los resultados del hemograma y bioquímica sanguínea pueden ser variables, la anemia sería un hallazgo común para pacientes con hemangiosarcoma. Un estudio determinó que pacientes con masas esplénicas no neoplásicas como la hiperplasia nodular, arrojaron valores de hematocrito menores al 35 %, mientras que los tiempos de coagulación, específico ATTP y PT, se incrementaron.8,9, En casos de abcesos esplénicos, se puede encontrar leucocitosis por neutrofilia, aunque también es común en padecimientos mediados por hemoparásitos. Debido al proceso inflamatorio, la trombocitopenia puede estar asociada al secuestro plaquetario.10,11
La utilización de estudios de imagen son necesarios para complementar el diagnóstico, la ecografía a diferencia de la radiología ofrece información de mayor calidad, la visualización de los cambios estructurales del bazo y la presencia de líquido libre en cavidad, son de ayuda para la toma de decisiones rápidas y precisas.12 El parénquima esplénico, en condiciones normales es homogéneo, finamente granular e hiperecogénico respecto a riñones e hígado. La imagen ecográfica de los hematomas varía según su tiempo de evolución, cuando son recientes la sangre coagulada es ecogénica debido a la fibrina y glóbulos rojos. Aquellos que son antiguos presentan ecogenicidad mixta.13 La ecografía es una herramienta de gran apoyo para muestreos guiados, si bien la ecogenicidad de las alteraciones ofrece valiosa información, no sustituye a los estudios de histopatología para llegar al diagnóstico definitivo.14 Estudios demuestran, que el 50 % de los perros con causas no neoplásicas están asociadas a razas grandes, de alto peso corporal y edad promedio mayor a los 10 años.15,16 La esplenectomía como único tratamiento, es de buen pronóstico para el manejo de masas no neoplásicas, sin embargo, durante el procedimiento quirúrgico se debe explorar de forma minuciosa la presencia de posibles lesiones sospechosas en hígado y omento, posterior estudio histopatológico, para descarte de neoplasias.17


Conclusión

Existe poca información sobre el comportamiento de los hematomas esplénicos, al ser multifactorial, su diagnóstico puede complicarse. Los cambios que genera en los valores de sangre y orina son mínimos, razón por la cual pueden ser subdiagnósticados, de ahí la importancia de complementar con estudios de imagen. La ecografía debe ser considerada, como parte de un estudio de rutina en perros mayores de 7 años.

Referencias

  1. Spangler WL, Kass PH. Pathologic factors affecting postsplenectomy survival in dogs. J Vet Intern Med. 1997;11:166–71.
  2. Dobson, JM. Tumours of the spleen. En Dobson, JM y Lascelles, BDX (ed): Manual of canine and feline oncology (3ª ed). BSAVA. 2011. p. 419-447.
  3. Ferri F, Zini E, Auriemma E, Castagnaro M, Coppola LM, Peano A, Martella V, Decaro N, Kuhnert P, Ferro S. Splenitis in 33 dogs. Veterinary Pathology. 2016. 54 (1). P.147-154.
  4. Ettinger, S. Essential tips for splenic masses. Ontario Veterinary Medical Association Conference & Trade Show, Westin Harbour Castle, Toronto, Ontario, January 26–28, 2017. p. 101.
  5. Fernandez S, Lang JM, Maritato KC. Evaluation of nodular splenic lesions in 370 small-breed dogs (< 15kg). American Animal Hospital Association. 2019. 55 (4) p. 201-209.
  6. Martínez de Merlo, E; Casado Díaz JI; Oberhuber Nieto P. Enfermedad esplénica nodular: diagnóstico diferencial. Oncología. Web Page del Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid, España. 2009. http://www.colvema.org/pdf/1117enfesplen.pdf.
  7. Soberano, M. Oncología para todos. Como tratar los tumores más frecuentes de perros y gatos en nuestros consultorios (1ª ed). Rayo, 2016. P. 399-409.
  8. Sherwood M†, Haynes AM, Klocke E, Higginbotham ML, Thomson EM, Weng H, Millard HA. Occurrence and Clinicopathologic Features of Splenic Neoplasia Based on Body Weight: 325 Dogs (2003–2013). American Animal Hospital Association. 2016.p 200-226.
  9. Dolian SI. Estudio hematológico en pacientes caninos con esplenomegalia a los cuales se les practicó una remoción quirúrgica. 2018. Recuperado de http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/67825.
  10. Andrade GM, Muñoz YJ. Reporte de caso: Infestación por Ehrlichia spp en felino mestizo – Case report: Ehrlichia spp infestation in mixed breed cat. REDVET. 2016 Volumen 17 Nº 11.
  11. Tarragona EL, Flores FS, Herrera CL, Dalinger M, Aguirre N, Monje LD, Nava S. Primer reporte de un caso de ehrlichiosis monocítica canina en la provincia de Santa Fe, Argentina. FAVE Sección Ciencias Veterinarias 18 (2019) 49 -54.
  12. Mannion P. Diagnostic Ultrasound in Small Animal Practice. Blackwell Science Ltd.UK 2006. 337 p.
  13. Diez N. Ecografía abdominal en pequeños animales. Clinica Veterinaria de Pequeños Animales. 12:3. 1996. p.150-166.
  14. Matton, J. Small Animal Diagnostic Ultrasound. 3°ed. Elsevier. Canada. 2015. p. 680.
  15. Aronsohn MG, Dubiel B, Roberts B, et al. Prognosis for acute nontraumatic hemoperitoneum in the dog: a retrospective analysis of 60 cases (2003-2006). J Am Anim Hosp Assoc. 2009; 45: 72–7.
  16. Tae-ho C, Chun-gi C, Chul P, UI Soo C. A case of Massive Splenic Hematoma in a Geriatric Dog. J Vet Clin. 2016. 33(4):231-233.
  17. Patten SG, Boston SE, Monteith GJ. Outcome and prognostic factors for dogs with a histological diagnosis of splenic hematoma following splenectomy: 35 cases (2001–2013). 

Comentarios

Seguir leyendo

El estrés y el gato