Tumor venéreo trasmisible (TVT) o tumor de Sticker

Tumor venéreo trasmisible (TVT) o tumor de Sticker

https://www.seleccionesveterinarias.com/files/

Pablo Manzuc1; Laura Denzoin Vulcano2
1 Graduado en la Facultad de Ciencias Veterinarias, UNLP. Docente de la Facultad de Ciencias Veterinarias, UNLP, cátedras de Patología Médica y Hospital Escuela. Especialista en Dermatología de Pequeños Animales.
2 Médico Veterinario. Doctora en Ciencia Animal. Docente de Patología General de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNCPBA), Tandil, Argentina

Aspectos generales

Se trata de un tumor de células redondas con características sumamente peculiares, ya que puede ser trasmitido de un perro a otro mediante el coito, las conductas pericoitales (olfateos, lamidos, etc.) o mordidas. Se cree que se trata originalmente de un tumor histiocítico. En algunas regiones (especialmente, subdesarrolladas, pobres y con muchos perros callejeros), la prevalencia es alta. Sin embargo, en lugares  desarrollados y sin perros callejeros, su presentación es en extremo inusual (o incluso no existen casos autóctonos).
La presentación más frecuente es la genital (prepucial, peneana o vulvar) (figs. 6-1 y 6-2). Los pacientes inmunosuprimidos o sin adecuada inmunocompetencia pueden tener afección ganglionar satélite, uterina o, mucho más raramente, afección sistémica. Entre las presentaciones extragenitales las más comunes son la nasal y la cutánea (con mucha menos frecuencia puede afectar ojos y cavidad oral). El TVT nasal cursa con sangrado nasal (muchas veces unilateral) y, a medida que progresa, produce deformación de la nariz. La forma cutánea se presenta como una proliferación ulcerada de color rojo intenso y, a veces, hemorrágica. En ocasiones, puede aparecer sólo una úlcera. A raíz de las peleas entre perros que persiguen una perra en celo puede ocurrir implantación de células en el subcutáneo y aparecer un TVT de presentación
subcutánea (figs. 6-3 a 6-7).

Particularidades del muestreo

Las muestras para citología son en general suficientes para diagnosticar la mayoría de los TVT. Se trata de un tumor muy exfoliativo, por lo que pueden conseguirse muy buenos especímenes casi con cualquier técnica de muestreo (improntas, raspados o aspiración). Sin embargo, las muestras de mayor calidad son las que se obtienen mediante punción y aspiración con aguja fina (o, incluso, sin aspiración). Las muestras tomadas mediante improntas suelen estar muy contaminadas con polimorfonucleares neutrófilos, bacterias y detritos celulares, lo cual puede dificultar la identificación de las células neoplásicas. Los hisopados nasales también pueden poner en evidencia células compatibles con TVT. Incluso, pueden observarse células de TVT al realizar un extendido del exudado sanguinolento que fluye del prepucio, la vulva, la cavidad nasal o una lesión cutánea. Es necesario tener presente que el carcinoma nasal puede tener características citológicas semejantes a las del TVT; por lo tanto, el diagnóstico definitivo, en estos casos, se establece por medio de un estudio histopatológico.

Aspecto citológico

Las células de TVT son redondas y muy resistentes (la mayoría de las células se mantienen sanas al momento de ser observadas, por lo que es infrecuente hallar núcleos aislados o restos de citoplasma). El núcleo es central a levemente excéntrico, de cromatina reticular y en general presenta un único nucleolo de moderado tamaño que puede presentar forma angulosa. El citoplasma es de límites netos, basófilo suave y presenta algunas vacuolas claras, bien redondeadas grandes en muchas células. Estas vacuolas pueden encontrarse dispersas en el fondo del extendido. Algunos TVTs pueden no presentar estas vacuolas aunque en la mayoría de los casos están presentes. Suelen observarse múltiples figuras mitóticas aunque muy pocas (o ninguna) con características citológicas aberrantes.
Según la técnica de muestreo utilizada las células neoplásicas son acompañadas por una abundante cantidad de polimorfonucleares neutrófilos y somas bacterianos (especialmente en muestras obtenidas por impronta o por raspado) (figs. 6-7 a 6-12).


Galería